Etiqueta: ciudad

PUBLICIDAD Y PAISAJE URBANO: EL MARKETING DE EXPERIENCIA

IMG_3164

El marketing de experiencia, es aquel que elige las calles para dar a conocer a sus posibles clientes las principales características de sus productos o servicios. De esta forma consiguen ser más directos y tener un mayor impacto. Sin embargo en ocasiones ese mayor impacto puede suponer un riesgo para el paisaje urbano.

El término “marketing”; anglicismo que se traduce en nuestra lengua como “mercadotecnia” y que según la RAE queda definida como:

  1. f.Conjunto de principios y prácticas que buscan el aumento del comercio, especialmente de la demanda.
  2. f.Estudio de los procedimientos y recursos tendentes a este fin.

Paralelamente a esta definición, surge inmediatamente el concepto de “publicidad”, como uno de los procedimientos de los que se sirve la mercadotecnia para lograr sus fines.

Así pues, y según los estudios al respecto, en un mercado competitivo como el actual, la innovación y la creatividad se convierten en componentes fundamentales  de la mercadotecnia y por extensión, de la publicidad. Las empresas buscan operaciones ingeniosas de puesta en escena de sus  productos  que generen un gran impacto (sensitivo) en los potenciales clientes.

Tenemos así definido prácticamente el concepto de  “marketing de experiencia”, como aquel que busca añadir una satisfacción emocional al mero hecho de comprar un producto, romper la monotonía de lo previsible con propuestas “experienciales” que otorgan a la variable emocional una especial relevancia en el proceso de compra.

Pero aún debemos añadir un elemento más a este escenario de conceptos, y es precisamente el “escenario” donde se produce este intercambio de sensaciones, que no es otro que el espacio urbano – paisaje urbano.

La calle (como elemento básico del espacio urbano) se convierte entonces en soporte o escaparate de la actividad publicitaria; y en ocasiones, y aquí es donde se produce la confrontación de intereses, en flagrante oposición a los valores declarados del paisaje urbano e incluso a la integridad física de sus viandantes.

La transformación del espacio público en escaparate publicitario no es solo una cuestión de orden estética, arquitectónica, patrimonial o de licencia administrativa; sino,  y es aquí donde encuentro que se pueden producir una de las situaciones  de ”riesgo”, es la cuestión de la subversión del interés público en beneficio de lo privado y de cómo se convierte al ciudadano  en  “potencial consumidor” sin establecer de inicio una voluntariedad por su parte.

La creciente tendencia de ignorar la publicidad tradicional (TV, prensa, radio, folletos, etc…) se ve superada por acciones innovadoras  que juegan con lo emocional como valor añadido a la compra.

Por otra parte, nos queda ahora reflexionar sobre la propia integridad del espacio público (paisaje urbano), como escaparate improvisado de todas estas actuaciones.

Asumida  la intromisión de lo privado en lo público, la alteración del  paisaje urbano en aras a unos fines comerciales privados, la alteración psicológica del ciudadano, queda preguntarnos si todo esto lo  podemos calificar de riesgo o no.

A la propia subjetividad de mi reflexión-opinión, he de añadir, seguramente, un cierto posicionamiento político y/o intelectual, que posiblemente dote de más subjetividad a mis comentarios:

primero; creo que el marketing de experiencia puede crear una ciudad más desigual. [Bernardo Secchi: “La ciudad de los ricos y la ciudad de los pobres”]. Al producirse una cierta “injusticia espacial” que localiza este tipo de actuaciones en determinadas zonas de la ciudad, susceptibles de captar una clientela más “especializada”.

segundo; aunque sea temporalmente, ya que el marketing de experiencia juega con este parámetro de la temporalidad; el uso privado de lo público se justifica como medio recaudador para la administración local, pero sin contrapartidas explicitas en beneficio del bien ocupado, o sea, el espacio público.

tercero; hay un tercer “riesgo”, supongo que me afecta más,  por mi …(de-) formación profesional; que sería el  ”intento” de privatización de mi mirada urbana, no nos dejan contemplar el paisaje urbano de nuestras ciudades, sino que nos imponen unas imágenes que además y en la mayoría de los casos  irrumpen en las aceras alterando nuestra tranquilidad como ciudadano que pasea, circula o simplemente se sienta en una plaza a leer    (ref. artículo de Tomas Molina: LA CIUDAD TOMADA)

¡¡¡ Reivindico mi derecho a mirar libremente al paisaje urbano sin necesidad de que me vendan nada¡¡¡… o no?

Joaquín Aguilera Torres | arquitecto | Gestión de Proyectos urbanos y espacio público.

Anuncios
ADECUACION Y REFORMA DEL FRENTE MARITIMO DEL BARRIO DEL SERRALLO | TARRAGONA

ADECUACION Y REFORMA DEL FRENTE MARITIMO DEL BARRIO DEL SERRALLO | TARRAGONA

serrallo

  • Breve introducción histórica del barrio del Serrallo.

A finales del siglo XVIII, cuando la Junta de Obras del Puerto proyectó la construcción del barrio de la Marina, en la parte baja de la ciudad, los pescadores que vivían en las barracas de madera, o —tiendas de mar, cerca de la playa donde tenían sus barcas de pesca, se trasladaron junto al lazarino y los restos del fortín del Francolí. Un lugar que en el siglo XIX empezó a recibir el popular nombre de “Serrallo”, topónimo este del cual no se conoce exactamente su origen y que hoy en día singulariza y personaliza este típico barrio marinero tarraconense.

Autoridad Portuaria de Tarragona.
Un barrio que ha sufrido una evolución lógica con el paso de los años a cobijo de las instalaciones portuarias con las cuales ha convivido con armonía. Las entidades encargadas de gestionar el puerto, primero la Junta de Obras del Puerto de Tarragona, y ahora la Autoridad Portuaria de Tarragona, la han tenido siempre presente. Muestra de ello es toda una serie de mejoras y obras realizadas en el barrio:

– El Paseo marítimo

– Construcción de un parking subterráneo,

– Nueva Lonja del Pescado   

– Desvío del tráfico pesado con la construcción del puente móvil.

Sin entrar en las polémicas actuales sobre el trazado ferroviario en relación con la ciudad;  este barrio, y en parte  gracias al aislamiento producido por la barrera ferroviaria, se ha desarrollado con unas ciertas peculiaridades e idiosincrasia que hoy en día hacen de él un barrio con personalidad propia.

  • Objetivos del proyecto

Análisis inicial

Por un lado, nos encontramos con un barrio,  originariamente de pescadores que vivían y trabajaban aquí;  y toda una serie de actividades  portuarias vinculadas con esta industria y realizadas en su entorno inmediato.

En los últimos años y de una manera progresiva se ha ido reduciendo esta actividad, y se ha convertido en objetivo preferente de renovación urbana desde la administración local y como nuevo campo de negocio para promotores privados.

Por otro lado, y desde un punto de vista urbanístico; la ciudad de Tarragona, a pesar de disponer de una gran  línea de costa, no tiene un  paseo marítima urbano, que relacione la ciudad con el mar (como en las localidades vecinas de Salou, Cambrils, Torredembarra, Altafulla, etc…)

El Serrallo en su primera línea de mar, tenía un aspecto de zona industrial, portuaria e incluso ferroviaria. Con la reforma y adecuación del frente marítimo, existía una doble voluntad de los gestores políticos, por un lado de “recuperar y dignificar” este barrio (en palabras del alcalde, J.F. Ballesteros) y por otro,  redirigir las actividades de la zona creando, un   “escenario urbano” con una nueva oferta de servicios, lúdico, comercial y gastronómicos.

El espacio público recuperado a las infraestructuras portuarias, junto con la rehabilitación urbana y edificatoria, genera un nuevo panorama para sus habitantes, los de siempre y los de nueva generación, atraídos por la singularidad del sitio.

Descripción del proyecto

El Paseo marítimo resultante, servirá para conectar el puerto pesquero con el deportivo y el nuevo muelle de lujo. La lectura urbana del mismo, hay que entenderla como integrada en un recorrido que desde la Plaza de los Carros (ciudad ensanche) cruza las vías y conecta con la zona de los antiguos tinglados portuarios, reconvertidos ahora en equipamientos culturales y de ocio, hasta llegar al núcleo del barrio del Serrallo junto a la nueva Lonja.

Como características del proyecto destacar, la reducción y reconducción del tráfico viario, creación de zonas de parterres, de estanques; nueva iluminación, mobiliario urbano, etc. Un proyecto que crea este concepto de “escenario privilegiado”, pero que esconde detrás un tejido urbano y edificatorio con bastantes carencias.

El proyecto de Paseo Marítimo   inaugurado finalmente en el  2007,  vuelve a  generar una dicotomía de opiniones en los habitantes del lugar, los que creen que el actual paseo ha revalorizado urbanísticamente la zona y los que opinan que le ha quitado su carácter de  barrio pescador para crear un “barrio temático” de ocio y turismo.

Joaquin Aguilera Torres.arquitecto | Gestión de proyectos urbanos y espacio público.